PERFIL LIPÍDICO Y ESTADO DE ÁNIMO: ¿ESTÁN RELACIONADOS?